El PIDi: estrategia clave de la UTEM para mejorar sus indicadores de productividad en términos de investigación

Autor: Vicerrectoría Académica|
El programa responde a un análisis del entorno, el cual indica que las universidades, sobre todo las estatales, tienen que llegar a ser universidades complejas, que son las que hacen docencia, investigación y se vinculan activamente con el medio.

Teniendo en cuenta que está próxima a concluir la habilitación del edificio del Edificio de Ciencia y Tecnología  (ECT) de la UTEM, con sus laboratorios listos en Ignacio Valdivieso 2409, San Joaquín, es importante repasar los objetivos del Programa Institucional de Fomento a la Investigación, Desarrollo e Innovación (PIDi), una estrategia que resulta clave para que la universidad eleve sus indicadores de productividad en materia de investigación.

Esta iniciativa está dirigida a disponer de un instrumento que permita orientar el desarrollo de las actividades de I+D+i  a nivel institucional para superar, en plazos razonables, los actuales niveles de desempeño cuantitativos y cualitativos.

Asimismo, el PIDi procura establecer áreas de desarrollo y líneas de investigación con estándares internacionales, basadas en las actuales capacidades instaladas y en la superación paulatina de las brechas existentes.

El Programa se propone generar una instancia de desarrollo de carácter transversal, con eficiente coordinación interna, que fomente la interdisciplinariedad, que impacte positivamente en la imagen corporativa y que permita alinear los esfuerzos  institucionales en I+D+i  con los requerimientos regionales y nacionales de generación y uso de conocimiento.

Además el PIDi busca posicionar a la UTEM en áreas definidas de I+D+i, que le permitan ser reconocidas a nivel nacional e internacional por sus desempeños de alto nivel en dichas áreas.

El Doctor Rommy Zúñiga Pardo, Coordinador del PIDi, reitera que el Programa “obedece a una estrategia, no es un capricho, responde a un análisis del entorno, el cual nos indica que las universidades, sobre todo las estatales, tienen que llegar a ser universidades complejas, que son las que hacen docencia, investigación y se vinculan activamente con el medio”.

Zúñiga Pardo insiste en que la UTEM tiene que realizar investigación, “porque las universidades,  sobre todo las estatales, están llamadas a crear conocimiento, y la única forma de crear conocimiento, es a través de la investigación, para que en un futuro cercano el conocimiento que se cree, genere productos o servicios que se puedan transferir a la comunidad, para un mejoramiento del entorno”.

El Coordinador del PIDi recuerda que a la universidad en esta materia se le mide por indicadores. “Esto no es algo subjetivo, el sistema nacional nos mide en base a publicaciones indexadas, que son las que se generan a través de investigación básicamente; y en adjudicación de proyectos con financiamiento externo a la universidad, como los del Fondo de Fomento al Desarrollo Científico y Tecnológico (Fondef) que acaba de ganar nuestra universidad”, subraya.

Sin embargo, para elevar los indicadores, la UTEM no solo potenciará el PIDi, sino también la investigación en los Departamentos, que son pieza clave en la estrategia.

De acuerdo con la Vicerrectora Académica, Marisol Durán Santis, “a los Departamentos no los vamos a dejar atrás en el área de investigación, como se pudo suponer con el surgimiento del PIDi, que fue nuestra primera herramienta para tratar de cerrar la brecha que teníamos en esta material, si nos comparábamos con universidades del mismo tamaño que la UTEM y con la misma antigüedad”.

Incluso, añade la Vicerrectora Académica, “es importante que al PIDi no se le vea como un espacio cerrado, propio de los 11 investigadores de jornada completa que tenemos en la actualidad, no es un espacio cerrado, es un espacio permeable a las facultades, con las cuales hemos ido generando cada vez más vinculación que fortalezca la docencia y la retroalimentación de la investigación con las facultades”.

En correspondencia con esta estrategia, la Vicerrectora Durán Santis recordó que el PIDi ha declarado entre sus acciones la integración de académicos de Facultades de la Universidad para ser parte de su cuerpo de investigadores, condición que les permite contar con la disponibilidad horaria y las facilidades necesarias para potenciar sus actividades de I+D+i.

“La idea de adquirir un edificio que no sea una facultad estuvo dirigida a concentrar la actividad investigativa de la universidad, optimizando recursos, siguiendo los estándares internacionales y los que tienen otras universidades, teniendo en cuenta que no se trata de un campus, sino de un espacio en el que se cuide el fondo inicial de este importante proyecto, que requiere de tranquilidad, de una atmósfera que gire ciento por ciento en torno a la investigación, diferente a la dinámica diaria de los recintos donde se imparten clases de pregrado”, comentó la Vicerrectora.

Investigadores de alto nivel

El proceso de selección de los investigadores es muy exigente. Los requerimientos de los profesionales del PIDi en términos de investigación,  son iguales o quizás más estrictos que los que tienen el resto de las universidades.

Todos tienen que ostentar un doctorado, e idealmente un post doctorado, por la experiencia que significa en Chile tener esta categoría, ya que implica haber desarrollado una investigación de manera independiente, sin estar al alero del proyecto de un profesor guía.

Además, se les exige tener publicaciones de alto impacto, y disponer de redes de colaboración tanto nacionales como internacionales.

Las líneas de investigación tienen que guardar relación con los ejes temáticos de la universidad,  estar muy vinculadas a los temas de sustentabilidad,  y que en un corto plazo tengan resultados que puedan ser transferibles.

“La gente que está acá, ha sido escogida en forma rigurosa, tal es así que en el último llamado, cuando seleccionamos a tres personas, nos llegaron más de 80 currículums, se analizaron todos los currículums, todas las publicaciones, se hizo una planilla maestra gigantesca desde la cual se realizó un primer filtro, luego una entrevista psicológica y, finalmente, otra un poco más técnica con la Comisión de Búsqueda y Selección, el proceso comenzó en octubre de 2017 y lo terminamos en marzo de 2018”, recordó por su parte el Coordinador del PIDi.

 

Etiquetas:

Los comentarios están cerrados.

NOTICIAS

Más vistos